Cuando todos pronosticaban que la era de los videojuegos tradicionales estaba llegando a su fin, Nintendo está consiguiendo darle la vuelta a la tortilla para maximizar beneficios y pasar del fracaso absoluto de WII U con el éxito arrollador de Nintendo Switch y de sus juegos para plataformas móviles.

Juegos como “Pokémon Go” consiguieron reavivar la franquicia, agotar el stock de Nintendo 3DS a nivel mundial, y que las ventas de los juegos tradicionales de Pokémon se disparasen en todas las tiendas. Nintendo ha encontrado en los smartphones una forma de diversificar su negocio, pero, al mismo tiempo, hacer publicidad y dar a conocer sus franquicias entre los más jóvenes y el público más casual.

Los juegos para teléfonos móviles de “Mario Run”, “Fire Emblem Heroes” o “Animal Crossing Pocket Camp” han venido acompañados de un aumento de las ventas de los juegos de sendas franquicias en las plataformas tradicionales como Nintendo 2DS/3DS o Nintendo Switch. Personas que habían dejado de jugar a videojuegos y han vuelto a redescubrir una afición, gente que por primera vez se anima a probarlos, o personas a las que les faltaba un último empujón porque estaban indecisas.

Todos tenemos un smartphone en el bolsillo y es muy común ver a la gente jugar en el metro, en un avión o en la sala de espera de un hospital. A la gente le gustan los videojuegos y evadirse de los problemas de la vida real durante un rato, el problema es que es muy difícil captar a una persona que nunca antes ha jugado a videojuegos y no tiene a alguien de su entorno que lo introduzca. Ahí es donde entran los teléfonos móviles, son la puerta de entrada a un sector que ya factura más dinero que el cine y la música juntos.

¿Tú sueles jugar en tu teléfono móvil? ¿Conoces a alguien haya comprado una videoconsola tras probar una app móvil?