Ya en el año pasado 2018, supimos que en el futuro la red social más usada del mundo: Whatsapp, no podría ser utilizada por menores de 16 años dentro del territorio europeo y en otros lugares sería los menores de 13 años de edad. Ahora según las publicaciones de portales especializados en redes sociales y apps, esta medida será efectiva en la próxima actualización de la app para Android.

Por el momento no se sabe cómo se llevará a cabo dicha medida. Todo apunta a que los responsables de Whatsapp utilizarán la información suministrada por terceros para ir cerrando las cuentas.

Es decir, si una tercera persona acuda de forma directa a algún menor de estar utilizando el servicio, al comprobar que no se cumplan el requisito de edad, la cuenta será elimina. Para ello, será posible reportar un email específico para que la app pueda analizar la información de forma detallada antes de cerrar la cuenta.

¿Es posible Whatsapp solo para mayores de 16 años?

En la aplicación del Reglamento General de Protección de Datos realizada en el 2018 por Whatsapp, ya establecieron la edad mínima dentro de sus condiciones de uso. Con ello, se protegían ante los entes de la Unión Europea, otorgando la responsabilidad a cada usuario.

La prohibición determina que “si resides en un país del Espacio Económico Europeo o en cualquier otro territorio que forma parte de él (denominados en conjunto Región europea), debes tener al menos 16 años de edad (o más, si así lo requiere la legislación de tu país) para registrarte y utilizar Whatsapp.”

¿Será fácil poder denunciar el uso de la aplicación por parte de un menor? En principio puede parecer que no será tan difícil, pero lo cierto es que, en el caso de Facebook, la empresa obliga a que los denunciantes sean los propios padres del menor.

No solo basta con un click. Se debe acompañar dicha denuncia con documentación que demuestre la paternidad y la titularidad de la línea. No está claro si Facebook solo busca cumplir la normativa vigente en cuanto a la protección de datos o si en caso contrario, entiende los problemas reales que conlleva el uso del Whatsapp en menores y tiene un interés real en hacer cumplir dicha normativa.