Corren buenos tiempos para los profesionales de la industria musical porque los ingresos no dejan de crecer año a año desde la aparición del streaming. Solo durante la primera mitad de 2019 los ingresos han crecido un 27% respecto a 2018, una cifra muy positiva que tiene un significado especial en nuestro país.

Y es que, España ha sido durante muchos años la abanderada de la piratería en Europa, un coto donde las descargas de torrent junto con el alto precio de los CDs físicos hicieron que los ingresos de la música grabada fuesen cayendo en picado de forma constante durante casi 15 años. Ahora, gracias al streaming los ingresos se disparan y volvemos a recuperar posiciones en el ranking mundial de países más importantes para la industria musical.

Durante 2019 estamos viendo un aumento del 41% en los ingresos de los servicios de streaming de pago como Apple Music o Spotify Premium, un cambio radical frente a la mayoría de los usuarios que hasta ahora solo usaban las cuentas gratuitas financiadas con anuncios. El aumento de ingresos es tal que no veíamos cifras así desde 2001 cuando artistas como Britney rompían récords a nivel mundial y la industria vivía una época dorada.

Promusicae señala que este aumento parece imparable y que las discográficas se están posicionando muy bien de cara al futuro. De hecho, este año se rompe la tendencia y también aumentan ligeramente las ventas de discos físicos gracias a la popularidad del k-pop. BTS, Blackpink y Exo lideran un segmento que parecía agotado pero que, junto a los discos de vinilo, están sorprendiendo a todo el mundo.

Este año se prevé que los ingresos totales se sitúen alrededor de 300 millones de euros, una cifra muy superior a la del año pasado pero que todavía está por debajo de los números de 2004 cuando pasamos los 570 millones de euros.

¿Seguirá la tendencia en aumento? ¿Qué potencial de crecimiento tienen las plataformas de streaming?