Hoy el gigante Google dice adiós a las redes sociales. Los usuarios están acostumbrados a que Google sea innovador y dedique recursos para el desarrollo de distintos productos y servicios. La buena reputación con la que cuentan en todo el mundo les otorga fiabilidad a todos sus productos, los cuales son consumidos, aunque no sea innovadores, pero con la misma intensidad con que apuestan por desarrollar, también lo hacen para suprimir.

Así, Google dice adiós a Inbox, su aplicación para gestionar correos electrónicos en el móvil, Allo una de sus plataformas de mensajería y Google + que nunca consiguió cuajar entre los usuarios de tecnología y dispositivos móviles.

Tres años atrás, Google había presentado Allo. En su momento, se vendió como una plataforma de mensajería con todos los ingredientes para desbancar a Whatsapp. Aunque se introducía en el mercado de mensajería instantánea un poco tarde, tenía plena confianza en su producto, apoyados en la enorme población de usuarios Google.

Whatsapp para ese momento, ya contaban con millones de usuarios en todo el mundo. Mantenía sin problema el liderato en el sector y era considerada como pionera. Esto, les concedió inmunidad ante la nueva propuesta de Google. Con esto, el ya anunciado fallecimiento de Allo, se suma a otros productos que la compañía de Mountain View a liquidado: Google Talk, Google Wave y Hangouts.

Se ha dado a conocer que el siguiente paso será, el desarrollo de una aplicación que conecte a todos los dispositivos Android. La empresa Apple cuenta con este servicio, el cual se ha establecido y es utilizado por todos los usuarios iOS. Google apuesta entonces por Rich Communications Services (RCS), que no es otra cosa que un producto de comunicación entre dispositivos Android (Android Messages).