El pasado mes fue presentado de forma oficial, el nuevo sistema operativo desarrollado por Huawei. Su nombre en inglés es Harmony y Hongmeng en mandarín, que su traducción sería génesis. Inicialmente, esta idea empezó a trabajarse como una salida rápida a la posible imposición de prohibir el uso de Android en los terminales del gigante chino, pero todo apunta a que esto puede ir a más.

Mientras tanto, todos los dispositivos Huawei continuarán utilizando Android como sistema operativo por defecto, pero el fabricante chino dejó claro que su intención, es que en un futuro próximo, se implemente Harmony en todos los dispositivos tecnológicos de la marca.

Uno de los responsables de la marca, Huang Jiawen, declaró ante un medio de comunicación español que necesitan un nuevo sistema operativo, ya que se están enfrentando a un escenario diferente, el cual posee distintos dispositivos conectados entre sí. Smartphones, smartwatches, televisiones, la nube, entre otros, cada vez están más conectados mediante aplicaciones diferentes.

Al igual que Android, Harmony está compuesto por un código de fuente abierta, lo que permitirá a todos los programadores, desarrollar sus propias apps. El anuncio que más centró la atención de todos los programadores que se dieron cita en el lanzamiento oficial, fue la promesa que hicieron en que Harmony será más rápido y estable que Android.

Huang Jiawen añadió: Harmony es como un Lego, cuyas piezas se pueden ir montando de forma distinta para asegurar la plena conectividad de todos los aparatos en menos de 20 minisegundos y con una latencia un 25,7% más rápida y un 55,6% más suave”.

La marca china ha suministrado a todos los programadores, las herramientas necesarias de su código abierto para que así, se puedan desarrollar las aplicaciones, las cuales estarán disponibles en la Galería App, que viene incluida en sus móviles para ser descargadas.

Harmony se autodenomina más seguridad y con mayor capacidad que Android, en cuanto a la corrección de errores durante la conexión se refiere y la posibilidad de adaptación que posee de ajustarse de forma automática a cualquier pantalla, como a los diferentes hardwares de cualquier dispositivo móvil.